2 de abril de 2012

La paz necesaria pero no a cualquier precio

Desde siempre hemos escuchado y visto, pedir la paz en Colombia, ahora bien, la cuestión es que todos queremos la paz pero no a cualquier precio, además hay que partir de la base que de quien no quiere la paz es la oligarquía colombiana fiel a los deseos e intereses del imperialismo norteamericano.

El día de hoy se entregarán al estado los últimos presos por parte de la insurgencia, pese a que en los últimos días el gobierno ha lanzado una ofensiva salvaje contra las guerrillas con el fin de impedir la entrega de estos prisioneros y así poder continuar con el discurso que a través de los medios de (in)comunicación le ha servido para atacar a la guerrilla, pese a todo esto, la palabra de los insurgentes se cumplirá, pese a los bombardeos y balaceras, así es como se construye la paz, mientras en las cárceles colombianas se pudren los guerrilleros víctimas de brutales violaciones de derechos humanos, denunciadas por infinidad de organizaciones de derechos humanas, quienes también al denunciar los crímenes del estados, han sufrido la ira del régimen y muchos han sido perseguidos y en el peor de los casos asesinados.

Hoy nuevamente la palabra paz vuelve a ser pronunciada por muchos, tantos los voceros abiertos del gobierno como los ilusionados que creen que con una paz de cementerios se acabarán los problemas, lejos estamos de una autentica paz, mientras el gobierno y el imperialismo continúen atacando al pueblo, continúen en la salvajada de una guerra nunca vista contra ninguna guerrilla en el mundo, no puede haber paz, la historia de la insurgencia colombiana y la historia de Colombia demuestran que no puede haber paz sin condiciones, que es imposible ceder ante la oligarquía, si durante 50 años se ha luchado todavía se puede luchar otros 50 años más si hicieren falta.

Los gestos de buena voluntad se están dando, lo que pasará hoy es uno de aquellos gestos, pero el gobierno responde con la ofensiva militar, y lo único que consigue es demostrar la fortaleza de la insurgencia y las debilidades del ejercito gubernamental, fortaleza de la insurgencia que inevitablemente cuenta con apoyo popular y debilidades del ejercito que demuestran la falta de apoyo popular y que el dinero que llega del imperio no sirve para acabar con la guerrilla.

Los pueblos de latinoamerica estamos espectantes con la entrega de prisioneros pero así mismo mantenemos nuestro apoyo de pueblos y de camaradas a quienes quieren la paz, la PAZ  de verdad la paz con justicia social que únicamente se puede alcanzar en el socialismo, y así continuar construyendo aquel sueño de nuestro padre libertador Bolívar.

Por una paz con justicia social.