9 de marzo de 2009

SOCIALISMO A LA ECUATORIANA???

Gran error creer que en Ecuador se esté haciendo un cambio socialista, una transición como les gusta decir a algunos reformistas, parece que hay mucho engaño e ilusión en el actual gobierno ecuatoriano.

Muchas veces leo que Ecuador junto a Venezuela, Bolivia, Cuba y Nicaragua se ha convertido en vanguardia de la lucha de los pueblos por la liberación nacional y social, si bien es cierto los cambios en materia social parecen significativos, y una constitución digamos que avanzada, pero solo son parches, en nigún momento se habla de tomar el control de la económia del país, ni siquiera de las reformas o mejor dicho cambios que hacen falta con una urgencia vital para el pueblo.

El gobierno no hace lo necesario, por que no quiere, los ministros y gente cercana al regimen, fueron leales servidores de la vieja partidocracia que se ha repartido el poder en toda nuestra historia como República, y ahora son socialistas redomados, iluminados de un capitalismo con rostro humano según ellos claro. ademas en las multiples intervenciones del presidente Correa se deja bien claro que no hay un acercamiento con el marxismo, por lo cual deja cerrada la puerta a la revolución popular que se necesita.

El paternalismo del gobierno es ya demasiado, nunca he sido partidario del caudillismo, ni de héroes salidos a la palestra a ultima hora, mucho menos de quienes se creen con poder divino y pretender ser inventores de Patria, el Ecuador al igual que sus hermanas de la Patria Grande, tiene sus padres de la patria, hombres y mujeres que dieron hasta la vida por nosotros y ver unida a la Gran Nación.

Un buen gobierno no es quien amenaza a los enemigos para luego hacerles carantoñas como ya estamos acostumbrados a ver en nuestro presidente, que siempre que le sale su ego también le sale su chovinismo para luego rectificar, como en el caso de multinacionales, o con gobiernos enemigos como Uribe y el imperio, es verdad que una revolución no se hace de la noche a la mañana, pero tampoco se puede mantener en el purgatorio al pueblo y al país hablandoles de una revolución ciudadana al mas puro estilo frances, osea la burguesía, se necesita una revolución popular obrera y campesina, muchas veces he pensado que lo que está pasando es como la revolución rusa, primero un Kerenski y posteriormente un poder de los soviet, que no solo destruyo la extructura zarista sino tambien la burguesa dando paso a la revolución socialista, pero es solo un sueño, en Ecuador no hay ni asomo de que eso pase a corto plazo, y menos con un gobierno que se la del salvador de la patria, mas bien me recuerda a Mussolini y sus aventuras de una república social italiana cuando ya no le funcionó el discurso fascista.

También es cierto de que en Ecuador no hay una izquierda de verdad, sino una panda de burocratas corruptos que solo miran el interes partidista y el secuestro de las universidades para convertirlas en sus "propiedad privada" implantando así la mediocridad y el amigismo, aniquilando la politización de la juventud, al igual que no hay una izquierda verdaderamente revolucionaria pues ya ni hablar de la vanguardia de la clase obrera, como digera el subcomandante Marcos " ma cago en las vanguardias" si no hay una izquierda revolucionaria como haber una vanguardia que dirija al clase obrera al poder???

Todo esto ha dado lugar a que aparezcan caudillos, muchos de ellos ex derechosos o pelucones que se ponen ahora a cantar "HASTA SIEMPRE COMANDANTE" y dar discursos ilusionadores al pueblo.

Los sectores de izquierda que apoyan al gobierno desde los redomadisimos del Partido Socialista hasta los revolucionarisimos del MPD no representan al pueblo, siempre que salen hablando es para pedir las migajas del gobierno, eso sí con su discurso revolucionarito que nunca les falta, ellos tampoco han tenido un horizonte claro respecto a la política internacionalista que deverían tener, siempre cerrados en la burbuja sin mojarse para nada en temas de solidaridad con otros pueblos o movimientos de liberación de la Patria Grande lo cual averguenza al ver que son los únicos en todo el continente que no quieren nada con los demas camaradas de otros países.

Todo esto da alas al gobierno reformista, da esperanzas a la burguesía siempre temerosa de que se les termine la teta, no hay mejor dictadura que la democracia burguesa que nos hace creer que somos libres, en Ecuador lo mejor que ha funcionado es esa misma dictadura, mas ahora que con el cuento de que lo qe está pasando es un cambio al socialismo, todo mentira señores.

Ecuador no es un país con capitalismo propio sino un capitalismo dependiente, nunca ha sido una nación libre en su soberanía, ni en su economía, basta ver que hasta moneda extranjera tenemos impuesta por traidores a la patria mejor dicho por los verdaderos traidores a la patria, reparar los problemas de 500 años no es tarea fácil pero se vonvierte en imposible cuando no se quiere reparar esos problemas, no hay realismo en el gobierno el peor error es creerse padre de la patria, tener la arrogancia de no escuchar, de atacar al enemigo pero no frenarlo en sus intentos por destruir el país, los ecuatorianos en su inmensa mayoría estan engañados, no hay ni habrá socialismo en Ecuador mientras no se mire las cosas desde el pueblo, mientras no se asuma la responsabilidad histórica de que no somos una isla sino parte de la Patria Grande y no solo ser latinoamericanistas cuando se sale fuera del país como acostumbra nuestro presidente, sino veamos cuando viajó a Cuba y arremetió contra los obreros ecuatorianos, eso sí primero elogiando a la revolución cubana y diciendo que su revolución también es guevarista, como lo hizo en Venezuela diciendo que también era bolivariana, o Sandinista en Nicaragua, parecer que la miopia política del gobierno es muy grande, el Che decía que la revolución se la lleva en el corazón y no en la boca para vivir de ella.

El gobierno es un ferviente revolucionario guevarista, bolivariano o sandinista según le convenga, no creo que lo haga con mala intención pero es deprimente ver como se ulitiza el nombre y el ejemplo de luchadores populares para comprarse un puesto en la historia zurda de nuestra América, muchos son ahora "catedráticos" de revolución "catedráticos" de las ideas de Bolívar o las del Che, pero es terrible que no se les pare el carro, mientras ellos hacen solo de boca las ideas de cambio, de socialismo, de patria, los verdaderos revolucionarios que estoy que los hay, no hacen lo suficiente para cambiar el orden de las cosas, puede ser que todo esta monopolizado por la izquierda gobiernista por la tradicionalista y anclada.

Hace ya tiempo escribí sobre las ter corrientes de América, la reformista, la oligarca y la revolucionaria, en Ecuador podriamos hacer una ecepción o mejor dicho una diferencia, por que no hay una fuerza revolucionaria de verdad, ni la capacidad de ver mas alla de sus narices en el caso de los partidos tradicionales de la izquierda, América se encamina en estas tres corrientes en contienda, Ecuador no puede quedarse atras, somos parte de esta América, somos pueblo, somos latinoamericanos y nuestro problema es un problemas de todos los pueblos al igual que el de los pueblos el nuestro, a menudo hablan de que la lucha de clases ya no es necesaria y muchos izquierdosos de salón hablan de estrategias y hacen alianzas con los enemigos del pueblo, al parecer no se aprende de la historia, y en una gran contradicción se llega al sectarismo, se aparta el debate ideológico, y se quedan anclados en los fracasos de otros.

La necesidad de crear una izquierda revolucionaria que no mire a los europeos sino que se inspire y aprenda de las luchas y pensadores de nuestra América que sí saben de los problemas que nos azotan, es lo que hace falta en Ecuador, caso contrario perderemos aún mas tiempo, un tiempo precioso que no podemos permitirnos el lujo de perder, no está en los iluminados reformistas ni en los revisionistas la salvación ni siquiera en los caudillos de corte y confección capitalistoide que asoman y gobiernan como Pedro por su casa, sino en la revolución latinoamericana en el pueblo que necesita una guía para realizar esa tarea histórica de la liberación nacional y social de nuestro pueblo.

Ecuador corre el peligro de que las verdaderas ideas revolucionarias sean secuestradas para siempre por quienes no saben ni quieren saber que las revoluciones se hacen para bien del pueblo y que solamente el pueblo es quien tiene que gobernar, no necesitamos un Mussolini, ni un Perón, necesitamos dirigentes arrechos, comprometidos con la causa del pueblo, con los ideales revolucionarios y de unidad continental que no se vendan ni se conviertan en serviles a los caudillos.

Hay que entender que la burguesía no entregara el poder a las buenas, y la lucha es inevitable y necesaria, retrasar o apaciguar las aguas es un error, como los errores que le han costado caro a la izquierda ecuatoriana que ha terminado confraternizando con los enemigos del pueblo, pasando a ser parte del problema y no de la solución.